Ninguna armadura es lo suficientemente fuerte como para vencer todas las batallas ni lo suficientemente ligera como para no acabar convirtiéndose en una carga.

Dime de que presumes y te diré de lo que careces. Cada vez más me levantó con el convencimiento de que esta frase deberíamos aplicárnosla todos para así poder ser un poco más consecuentes y conscientes de nuestros actos y la repercusión que eso causa en los demás, en nuestra gente, en los más allegados.

Es duro ver como en un momento todo se desploma, contemplar como todo aquello que habías estado formando durante tanto tiempo desaparece o como todas las expectativas que tenías puestas en alguien o en algo resultaron ser completamente erróneas, pero más duro es ver como todas estas cosas cada vez ocurren con mayor frecuencia, como la gente se esconde tras una falsa apariencia con el único fin de conseguir sus propósito y en el momento que consideran adecuado dan la cara que realmente les define dejando atrás lo que sería una gran mentira, una fachada que nos arroya.

A veces me paro y me pregunto porqué en tan numerosas ocasiones el ser humano actúa de esta manera y no encuentro respuesta. Quizás sea todo por interés, por la pura conveniencia que nos mueve a hacer todo aquello que en un principio es considerado como algo “malo”, inconcebible o dañino para el prójimo, quizás sea eso, la conveniencia, eso que nos lleva a actuar de una manera determinada y que según el grado en que la experimentemos nos llegará a definir como la persona que somos.

Te acabas dando cuenta de que la vida esta llena de todo esto, de que nada es lo que parece y que a veces lo que crees conocer bien resulta ser totalmente lo contrario, te das cuenta de que la mayoría de las cosas no salen como uno planea, ya sea para bien o para mal, y comprendes que la mayoría de las personas se escudan en su propio engaño, en el autoconvencimiento de que realmente todo lo que están haciendo está bien.Por ello, os invito a reflexionar un poco a cada uno de vosotros, a parar tan solo unos minutos, a dejar vuestro escudo y vuestro “orgullo” y abriros al mundo,a daros la oportunidad de volver a recordar quienes sois vosotros mismos, cuales son vuestros verdaderos valores en la vida y vuestras prioridades, porque ninguna armadura es lo suficientemente fuerte como para vencer todas las batallas ni lo suficientemente ligera como para no acabar convirtiéndose en una carga.

Cada uno es como es y a unos les gustará más o menos pero con honestidad, sinceridad y honradez todo a nuestro alrededor será mucho mejor y conseguiremos casi todo aquello que nos propongamos, porque ya lo dice el refrán, cada uno tiene lo que se merece. 

Aquí os dejo unas frases que considero muy ciertas y que debería ser de reflexión: 

“Todo hombre es sincero a solas; en cuanto aparece una segunda persona empieza la hipocresía” Emerson.
“Sólo en un mundo de hombres sinceros es posible la unión” Thomas Carlyle.
“Nuestra conducta es la única prueba de la sinceridad de nuestro corazón” Charles Thomas Rees Wilson.
 

 

 

 

Babsti

 

Anuncios

¿Qué cosas tenemos en común TODOS los seres humanos?

¿Qué cosas tenemos en común TODOS los seres humanos? Si le dedicamos unos pocos minutos a intentar responder esta pregunta seguramente se nos ocurran un montón de posibles respuestas, pero estoy casi segura de que una de ellas, y quizás de las más importantes, se nos escaparía, y es que todo ser humano necesita de otro para sobrevivir. Un niño no lograría vivir ni unos minutos si no tuviera los cuidados necesarios nada más nacer, pero tampoco un adulto viviría, y utilizo el verbo vivir en el sentido de disfrute y goze de la vida, no únicamente de sobrevivir ni mantenerse activo. La soledad es quizás el mayor castigo que un hombre puede recibir.

Puede que os preguntéis porqué he decidido escribir sobre esto y quizás la respuesta os sorprenda. Llevo un par de día disfrutando de las preciosas playas levantinas y desde que llegué no he dejado de ver grupos de gente de todo tipo, masas de gente incluso. Este mediodía mientras estaba sentada en uno de los bancos del paseo marítimo en escasos diez minutos he visto como dos padres ayudaban a sus hijos a saltar del paseo a la playa y como un anciano intentaba ayudar a su mujer a incorporarse, y esto, no me preguntéis exactamente porqué, me ha hecho pensar, me ha hecho ver que nosotros no somos nada si no tenemos a alguien a nuestro lado, y he comprendido que el ser humano realmente necesita del otro para poder seguir adelante, y no solo eso, necesita del otro para aprender y sobrevivir en este mundo.

Creo que si todos nos pararamos, y llegaramos verdaderamente a entender la importancia de esto muchos de los problemas del mundo se solucionarían, y veríamos y apreciaríamos la vida de otra manera, aprenderíamos a valorar más a aquellas personas que han estado ahí en nuestras vidas, que nos han enseñado, respetado y esperado, que nos han hecho seguir viviendo, porque tú no serías tú si no hubiera sido por la ayuda de otro.

Imagen

( Foto tomada por mí en Benidorm hace un par de años)

Desde y para siempre

Hoy dedico mi post a una de las personas más importantes de mi vida, mi amiga Clara, la cual cumple años hoy.

Pocas veces en la vida podemos afirmar con rotundidad que tenemos una amistad verdadera. Con el paso del tiempo nos vamos dando cuenta de la cantidad de personas que pasan por nuestra vida y se quedan por un tiempo determinado pero al final se acaban yendo o simplemente dejan de formar parte de tí, ya sea por un motivo u otro, y eso te hace abrir los ojos y valorar lo importantes que son esos pocos que se quedan, y que no necesariamente han estado allí desde el principio pero que sabes que en el futuro seguirán estando.

Las relaciones y amistades son como la vida, si no las cuidas y desarrollas las acabarás perdiendo, nada  funciona si no pones empeño, y menos una amistad. Es como el piano… si dejas de practicar perderás aquello que habías conseguido. Un amigo es un tesoro que la vida te ofrece y en tus manos está no desperdiciarlo, ya que esa persona te acompañará a lo largo de tu vida, estará ahí cuando la necesites, aprenderéis juntos y lo que es más importante, tu serás un poco más como ella y ella un poco más como tú, será parte de tí y de tu vida, será uno más en la familia.

Como todo en la vida, muchas veces a base de malas experiencias y decepciones te das cuenta de quien  estará siempre a tu lado, de quienes son los que permanecen cuando las cosas dejan de estar tan bien como antes, de quien de verdad te quiere y te valora como para ayudarte y seguir el arduo camino que la vida te ha planteado como reto.

Amigos verdaderos los podemos contar con los dedos de la mano y yo tengo la suerte de poder decir que tengo una amiga que desde el principio ha estado ahí. Junto a ella he crecido y aprendido, he llorado, discutido y vuelto a reir. Con el paso del tiempo ya no es solo una amiga, es una hermana, y gracias a ella soy la persona que soy ahora. Su sinceridad hacia mi hace que pueda confiar en ella al doscientos por ciento y su cariño y voluntad me ayudan siempre ha seguir adelante, por ello no puedo más que darle las gracias ser como es, por quererme y aceptarme como soy, porque ahí es donde está la clave de nuestra amistad, aún con nuestras diferencias y nuestros defectos,seguimos adelante. 

Os dejo unas frases que definen lo que la amistad significa:

“La amistad es un alma que habita en dos cuerpos, un corazón que habita en dos almas.” (Aristóteles) 

“Caminar con un amigo en la oscuridad es mejor que caminar solo en la luz.” ( Hellen Keller)

“No pude elegir, a quienes me trajeron al mundo, pero puedo elegir a mi amigo. En ésta búsqueda, empeño mi propia alma, pues con una amistad verdadera. La vida se torna más simple, más rica y más bella.” (Charles Chaplin)

 

485237_518879548157722_1146206552_n

(Foto de mi amiga Clara y yo en su anterior cumpleaños)